Yoga Terapia o Yoga Terapéutico
18 diciembre, 2016
El Cesto y El Agua
1 marzo, 2017
Mostrar todo

Como funciona Yoga Terapia en un caso práctico de Cifosis Moderada

Caso práctico de seguimiento de un alumno en Yoga Terapia con una cifosis moderada. El alumno es un varón practicante de yoga de 52 años que presenta una cifosis moderada. Se le realiza una evaluación y se le diseñan dos prácticas de yoga para realizar todos los días, una por la mañana y otra práctica más corta para el medio día. Las prácticas tienen una evolución de 1 a 3 meses y de 3 a 6 meses. A los seis meses los efectos de las prácticas se deberían manifestar en algunos cambios en la estructura del alumno.

El seguimiento de la evolución de este caso práctico se realiza:

  1. Mediante unas fotos en la misma posición tumbada, después de la sesión de la tarde.
  2. Mediante el comentario directo del alumno de su propia evolución, sensaciones y experiencia.

 

blog-caso-practico-2

14/09/2013 Comienzo de Yoga Terapia. En esta primera foto tomada al inicio de Yoga Terapia se puede apreciar como al estar tumbado la cifosis provoca un arco cervical excesivo. Se puede observar un arco o un puente entre la parte posterior de la cabeza y los hombros. Se aprecia la inclinación del ángulo de la nuca hacia la vertical, además se observa tensión en la zona del cuello.

 

blog-caso-practico-3

07/12/2013 a los casi tres meses ya se aprecia una clara diferencia con respecto al comienzo de Yoga Terapia, la inclinación del ángulo de la nuca es menor, se acerca más al suelo que al comienzo de la terapia. Todavía se aprecia la tensión del cuello, aunque ésta haya disminuido con respecto a la primera foto.

 

blog-caso-practico-4

14/12/2016 a los tres años. Aunque la foto se tomó por la mañana, estando todavía un poco rígido, se puede apreciar la diferencia en la evolución. El arco del cuello es más suave y la inclinación del ángulo es menor, más paralela al suelo. Se aprecia más armonía en la continuidad de la curvatura de la columna. También es mucho más evidente la relajación en el cuello y toda la zona de las cervicales. La postura es más natural.

 

blog-caso-practico-5

14/12/2016 a los tres años. Esta foto se tomó por la tarde, después de una práctica de grupo. Por ello se puede observar que el arco es aún más suave que por la mañana y las cervicales están más cerca del suelo.

 

Ir a Sección: Yoga Terapia o Yoga Terapéutico

Ir al artículo para saber qué es: Yoga Terapia

 

Comentarios del Alumno: Por mi edad estaba convencido de que la cifosis que tenía ya no podría reducirse. Sin embargo, después de realizar unos días las prácticas con regularidad empecé a notar como se “despertaba” la sensibilidad en toda la parte alta de la espalda, entre los omóplatos y el pecho. Sentía como músculos y articulaciones tomaban vida y se creaban espacios nuevos. Al cabo de unas semanas ya notaba una clara expansión de la caja torácica, un enderezamiento y una abertura en la zona dorsal. Por otro lado, notaba las cervicales más relajadas, también tenía la sensación de relajación en la zona lumbar, aunque más ligeramente.

En las fotos es bien visible que la cifosis dorsal se va reduciendo considerablemente y aumenta la sensación de relajación en tan solo tres meses de hacer esta práctica de Yoga Terapia. En las dos últimas fotos, tomadas el 14 de diciembre de 2016 una por la mañana y otra por la tarde se aprecian cambios evidentes. En la foto que fue tomada por la mañana aunque todavía estaba un poco rígido, la evolución es muy patente. En la foto de la tarde, el cuerpo estaba más caliente y fue tomada después de una práctica de grupo. En esta segunda foto todavía se aprecia más la evolución y el arco cervical es mínimo ya que la zona dorsal está estirada, lo cual indica una corrección de la cifosis inicial.

Hay otras evidencias físicas que las fotos no pueden trasladar, como la mejora postural, articular y muscular. Sin embargo, para mí han sido muy evidentes los cambios físicos. Los otros cambios, no tan evidentes y que no son físicos, están muy relacionados con la postura o la actitud que adoptamos en la vida cotidiana. Por ejemplo, los brazos al estar separados del cuerpo abren los hombros, enderezan la zona dorsal y abren el pecho, lo que aumenta la sensación de estabilidad, firmeza, confianza y seguridad en uno mismo.

Al cabo de dos meses de hacer las prácticas todos los días sentía como si se me abriera el pecho, como si entrara luz en mi interior. Cuando hacía la práctica me venía la imagen de cuando era niño y hacíamos una cabaña con ramas y helechos en el bosque, al meternos dentro estaba un poco oscuro y la luz del sol entraba por las rendijas. Ahora, durante la práctica, sentía como si se separaban mis costillas y mis tejidos, entraba la claridad y podía ver mi interior.

Acompañado de esta sensación sentía una apertura hacia mí mismo, más confianza en mis sentimientos. También afloraron temores del pasado que al verlos con esta nueva luz, con la claridad de una perspectiva diferente, los pude observar con más desapego. Si me detenía lo suficiente en algunos casos podía intuir, incluso ver el origen de esos miedos. Como si reconociera la verdadera causa de mi inquietud, esto provocaba una sonrisa de satisfacción, de calma, de bienestar, de apaciguamiento, de descanso. El poder observar con más claridad el proceso que siguen mis emociones me permite no culpar a los demás, a las situaciones o a mí mismo de esos miedos. Me quedaba tranquilo, confiado, descansado, seguro, con un sentimiento de ternura hacia mí mismo y hacia los demás. Como un estado de comprensión de cómo fueron y son las cosas y de cómo éstas encajan en mi vida…

A los casi tres meses compruebo por las fotos que hay cambios evidentes en la estructura de la columna, esto me anima a continuar. Aunque en la foto es claro dónde están los cambios, éstos no afectan únicamente a la zona del cuello y la espalda, sino al conjunto de la columna, especialmente a la zona dorsal, la caja torácica y también la zona lumbar, la pelvis, la posición de los pies, el abdomen, etc.

Con este tipo de evidencias físicas, respiratorias/energéticas, mentales, emocionales, y a otros niveles más sutiles, es más fácil tener “confianza” en el Yoga. Evidencian que este trabajo es de largo recorrido y con el tiempo aparecen inevitablemente momentos de resistencia en los que me cuesta ponerme a hacer la práctica. Entonces, recupero de mi memoria este tipo de evidencias claras y renuevo la motivación y el entusiasmo para continuar practicando.

Tres años más tarde. A lo largo de estos tres años mis prácticas han ido cambiando para cubrir otras prioridades que han ido apareciendo. Aunque no he dejado de lado una atención particular a mi cifosis. Con la práctica me he hecho más consciente de mi estructura ósea y muscular. También me he dado cuenta de cómo lo orgánico y lo emocional influyen en mi constitución, en mi organismo. Estoy intentando aceptar los cambios que van apareciendo con el paso de los años, procuro minimizarlos con la práctica, que cambia y se ajusta conforme va cambiando mi organismo, físicamente, orgánicamente, biológicamente, a nivel respiratorio, mental, emocional, y otros niveles más sutiles. Poco a poco voy siendo más consciente de que una práctica apropiada, el esfuerzo inteligente y el abandono adecuado propician los cambios que favorecen la evolución natural.

 

¡Sé Valiente Practica Yoga!

 

Ir a Sección: Yoga Terapia o Yoga Terapeútico

Ir al artículo para saber qué es: Yoga Terapia

 

Om shantih

Santiago Cogolludo Fernández
Santiago Cogolludo Fernández
Profesor de Yoga y de Yoga Terapia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 

Asana Yoga Newsletter

Déjanos tu email y te mantendremos informado de nuestras actividades

Nunca compartiremos tu email con nadie y solo te haremos llegar info de Asana Yoga