Antes de empezar: algunas sugerencias...

Que nos ayuden a elegir el horario, la ropa, etc. todo lo necesario ... para poder empezar a practicar Yoga.

Algunos beneficios de la práctica de Yoga

FLEXIBILIDAD
La flexibilidad mantiene joven el cuerpo y la mente. Flexibilizamos la musculatura, las articulaciones, los huesos, el tejido conectivo, las fascias, los tejidos, la piel, los órganos, venas, arterias, los nervios, en fin todo el organismo. También nos volvemos más flexibles en nuestra vida cotidiana a nivel emocional, de carácter, nuestras relaciones con los demás y nuestro entorno. Por ejemplo: nos deja de alterar situaciones cotidianas en las que antes nos poníamos tensos, rígidos o irascibles.
FORTALEZA
La práctica de Yoga está diseñada para fortalecer y tonificar toda la musculatura de una forma armónica y equilibrada. La práctica del Yoga alarga y fortalece los músculos, moldeando nuestra figura. Los ejercicios de estiramiento muscular se realizan en perfecto equilibrio con los de fuerza, proporcionándonos fortaleza sin rigidez. Fortaleza a nivel físico y también fortaleza a nivel mental y emocional para superar las diferentes situaciones que nos trae la vida.
RIEGO SANGUÍNEO
La práctica del yoga mejora la irrigación a todas las células, tejidos y órganos. Las posturas de torsión tienen un efecto drenador sobre los órganos internos ya que incrementan el flujo de sangre arterial oxigenada y favorecen la circulación de retorno. Las posturas de inversión mejoran la circulación de retorno desde las piernas y la zona pélvica hasta el corazón, desde dónde llega a los pulmones para ser oxigenada. También incrementa los niveles de hemoglobina y de glóbulos rojos. El yoga es una práctica recomendable para todas las personas que sufren de problemas de riego o de hipertensión. Nos mantiene alertas y equilibrados en nuestra vida cotidiana evitando el cansancio y la hiperactividad.
CIRCULACIÓN LINFÁTICA
Al movilizar la musculatura mediante los ejercicios de contracción muscular o de estiramiento, al masajear los órganos internos, al realizar inversiones y las diferentes movilizaciones de los miembros superiores, inferiores y el tronco la práctica del yoga mejora la circulación linfática. Lo que favorece la eliminación de muchas toxinas del organismo y activa el sistema inmunitario.
ESTRUCTURA ÓSEA
La práctica del yoga mejora el aporte sanguíneo a los huesos, con lo que se fortalecen los huesos y al mismo tiempo ayuda a fijar el calcio que ingerimos con la comida. Por lo que el yoga es muy aconsejable tanto para prevención como para aplacar la desmineralización ósea, es decir osteoporosis.
LA COLUMNA
Fortalece, flexibiliza y mejora la alineación de la columna vertebral y de todo el organismo, combate y previene pinzamientos y desviaciones de columna como lordosis, cifosis y escoliosis. Favorece también la hidratación y el aporte de nutrientes a los discos intervertebrales previniendo su degeneración o pérdida de grosor. Mantiene la columna flexible y joven hasta la edad avanzada.
EL TEJIDO CONECTIVO
En el cuerpo humano todo está conectado. Todas las células del cuerpo están conectadas por filamentos extremadamente delgados por los que circula un líquido de composición similar al Líquido Cefalorraquídeo. Estos filamentos unen las células formando tejidos y órganos, los cuáles están conectados, además de entre sí, al esqueleto y a los músculos mediante ligamentos, tendones, fascias, peritoneo, meninges o pleura. Al conjunto de todos estos filamentos se le llama tejido conjuntivo. El organismo es una unidad, en la que cuerpo y mente están tan estrechamente relacionados que una emoción o un factor de estrés pueden repercutir por ejemplo en el pericarpio, y de ahí pasar a la columna y percibirse como un dolor de espalda o de cuello. La práctica del yoga trata de forma global el organismo, las emociones y la mente, disolviendo tensiones dónde las haya y devolviendo la movilidad fisiológica a todos los órganos, vísceras y articulaciones.
CALMA, TRANQUILIDAD EN LA MENTE
La práctica del yoga equilibra la mente y reduce los cambios de humor, la agitación emocional. Al ser conscientes de nuestra respiración y controlarla empezamos a ser conscientes y controlar las fluctuaciones de nuestra mente y emociones. Esto nos ayuda a conocernos mejor en todos los niveles, físico, orgánico, mental, emocional, psicológico, etc. Disuelve tensiones mentales y emocionales, y disminuye nuestros niveles de estrés. Lo cual es de gran ayuda en algunos problemas como el insomnio, migrañas, eczemas, hipertensión, etc.

¡Sé valiente, practica Yoga!

Sugerencias para la Práctica de Yoga

REQUISITOS
Para practicar Yoga y beneficiarse de sus efectos sólo es necesario un requisito: Respirar. Si respiras, estás capacitado para practicar. La práctica puede ser personalizada o en grupo, todo depende de las necesidades del practicante. Busca un profesor cualificado, con experiencia, y confía en este antiguo método basado en la experiencia, que busca el equilibrio y el desarrollo y la evolución de la persona.
HORARIOS
Es importante elegir el horario más adecuado para ti. Si tu trabajo, situación familiar, lugar de residencia lo permite elige los días y la hora que más te convengan y en la que te sientas más a gusto. Esto te permitirá establecer una práctica regular e ir creando un hábito que te ayudará en la práctica. tanto a nivel físico como a nivel mental. En caso contrario puedes ajustar el horario a tus circunstancias personales, profesionales, etc.
FRECUENCIA
Si tus circunstancias lo permiten puedes practicar dos días a la semana. Si deseas resolver algún problema físico específico (dolor en espalda, rodillas, hombros, etc.) o quieres trabajar o mejorar algo concreto, ya sea una postura o una actitud (ansiedad, depresión, irritabilidad, inseguridad, etc.) lo ideal sería que, aparte de tu práctica de grupo, tuvieras una práctica personal de corta duración para hacer en casa. Para ello puedes solicitar una clase individual de Yoga Terapia.
VESTIMENTA
No hay un “uniforme” específico para la práctica de yoga. Lo más importante es que la ropa sea cómoda, que no te apriete en ningún lugar, que no tengas frío, ni mucho calor. Si tienes tendencia a sudar puedes traer una toallita para secarte.
ORNAMENTOS
Los abalorios o adornos (relojes, collares, etc.) no son necesarios para la práctica. Si te van a molestar lo mejor es quitárselos para que no te distraigan durante la sesión.
COMIDAS
Es importante no haber comido al menos una hora antes de la práctica, y es recomendable que la comida sea ligera.
MOLESTIAS
Si tienes algún problema, aunque sea un pequeño dolor muscular, es importante que lo comuniques antes de empezar la sesión. Si durante la sesión aparece alguna molestia o dolor, interrumpe el ejercicio y comunícalo inmediatamente. Las dolencias específicas (físicas o psíquicas) se pueden tratar de manera individualizada, para ello solicita una sesión individual al profesor.
MENSTRUACIÓN
Durante la menstruación practica con precaución y evita las posturas invertidas. Si tienes dudas, pregunta al profesor. Si estás embarazada comunícalo en cuanto lo sepas.
PUNTUALIDAD
Por respeto hacia uno mismo, la práctica y los demás os ruego puntualidad. Si no es posible y llegas tarde, entra con tranquilidad en la sala dirígete a tu sitio e incorpórate con calma.
ATENCIÓN
La atención es un elemento principal en la práctica de Yoga. La concentración es lo que diferencia al Yoga de otras técnicas corporales. Durante el ejercicio tomamos consciencia de todos los elementos que intervienen en la ejecución de las posturas: la respiración, la piel, los tejidos, los músculos, las articulaciones, los huesos, la compresión de diferentes órganos, glándulas, sensaciones mentales, psicológicas, emocionales, etc. Por ello la práctica de Âsana Yoga es en realidad una meditación sobre el organismo en su conjunto.
RESPIRACIÓN
La respiración es el hilo conductor de toda la práctica, nos devuelve al aquí y al ahora y es, sin lugar a dudas, nuestra principal fuente de energía. La respiración permite focalizar la atención y dirigirla a cualquier parte del organismo. La respiración nos dice si estamos tranquilos o inquietos, si hacemos demasiado o poco esfuerzo, si estamos distraídos o atentos, alegres o tristes, seguros o inseguros, alertas o dormidos. A través del control de la respiración (prânâyâma) podemos cambiar nuestros estados de ánimo.
BENEFICIOS
Los beneficios de la práctica del Yoga son innumerables. Sin embargo sólo se consiguen mediante una práctica regular y constante. Un trabajo serio y comprometido tendrá unos resultados correspondientes. Es importante contar con la guía del profesor y también es aconsejable una práctica individual, confeccionada a la medida de las necesidades de la persona con un seguimiento personalizado.
FUNCIÓN Y FORMA
En la práctica de Âsana Yoga ponemos más énfasis en la función de cada postura que en la forma. Damos más prioridad a los beneficios que nos aporta la postura, que a la estética externa de la postura. En una flexión hacia delante, nos interesa que el abdomen esté pegado a los muslos, aunque las piernas estén ligeramente dobladas. Flexibilizamos la columna, comprimiendo los órganos abdominales, aumentando el fuego digestivo, aportando calma, relajación, interiorización, etc.

Buena práctica