Me gustaría compartir con vosotros mi pequeño o gran logro, valorarlo vosotros/as
3 junio, 2016
El Yoga para niños y adolescentes
13 junio, 2016
Mostrar todo

Yoga para niños: Una semilla para sembrar

Al principio de la vida todo es posible, el futuro es amplio, abierto, la juventud es una mina de oro, de oportunidades, que el tiempo transformará al filo de la experiencia.

Una simple observación de las exigencias diarias de la vida infantil revela el peso de las presiones que reciben, pronto van apareciendo las consecuencias de esas tensiones. Las consecuencias van a ser tanto  físicas como mentales.

El Yoga ayuda a desarrollar simultáneamente y de una manera equilibrada lo físico, lo mental y lo emocional, sacando todo el potencial que duerme en cada niño, preparándolo para la vida.

La confianza es la llave interior que abre las puertas, la que los empuja hacia el éxito, a levantarse, a intentarlo  una y otra vez, los obstáculos se convierten en pruebas que nos hacen superarnos y avanzar.

La práctica de Yoga con los niños se hace de manera colectiva, aprenden no sólo escuchando y practicando sino también por la presencia de los demás y la relación que se establece entre ellos.

Los errores y los aciertos del grupo son muy instructivos.

Aunque las clases sean de carácter colectivo el profesor se dedicará siempre a conservar una relación individual con cada uno de ellos.

Las prácticas son muy dinámicas desarrollan la fuerza, la flexibilidad y la agilidad física, estimulando los reflejos, el sentido del equilibrio, la anticipación y la memorización.

Es todo movimiento, creatividad, cada nuevo ejercicio, cada idea abre una nueva pista a la investigación, para la experiencia.

El sonido en las posturas permite introducir el concepto de la respiración, la repetición de los sonidos da energía, pero puede también calmar cuando se dosifica correctamente. Favorece la atención, los efectos del sonido se experimentan en uno mismo, son una vivencia personal.

A través de los Cuentos, aprenden a  reflexionar sobre el mensaje escondido en cada uno de ellos, les permite expresar sus emociones, ampliar su campo de visión, lo esencial es que cada niño pueda experimentar a su manera lo vivido del cuento.

Se familiarizan con su cuerpo, con su respiración, con las diferentes posturas y nuevas sensaciones creciendo en armonía.

Es el descubrimiento de uno mismo.

Los frutos acaban siempre por ser recogidos porque el niño ha vivido una situación particular en su cuerpo, en la atención al movimiento, habiendo concentrado todas las facultades, pero también porque ha compartido con otros un instante privilegiado, incluso si él no es consciente de ello.

El niño o la niña plantan una semilla, que a buen seguro en el futuro crecerá, le traerá a su vida, calma, serenidad, alegría y el saber lo que siente y lo que necesita para estar bien consigo mismo.

Horario de niños; miércoles y viernes de 17:00 a 18:15h

Ambas clases coinciden con clases para adultos, así padres e hijos practican en salas diferentes.

https://www.asana-yoga.es/yoga-ninos/

Santiago Cogolludo Fernández
Santiago Cogolludo Fernández
Profesor de Yoga y de Yoga Terapia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 

Asana Yoga Newsletter

Déjanos tu email y te mantendremos informado de nuestras actividades

Nunca compartiremos tu email con nadie y solo te haremos llegar info de Asana Yoga