Algunas palabras sobre los Yoga Sûtras
6 octubre, 2021
La mente no es más que un instrumento
5 noviembre, 2021
Mostrar todo

En Busca de la mente

La meditación es uno de esos procesos de Conocer, o alcanzar algo más allá de la Mente, por supuesto usando la Mente.

La meditación es comprender la mente, alcanzarla, refinarla y redirigirla.
(En busca de la mente de Śrī TKV Desikachar).

El aspecto más difícil de las prácticas de Yoga no es tanto la práctica de posturas intensas o la regulación de la respiración, es Dhyānam o incluso simplemente enfocar la mente durante unos minutos en un objeto.

La meditación es la parte más atractiva de la práctica de Yoga, lo que llama la atención de las personas que buscan dominar esta habilidad y, por lo tanto, desear que todos los problemas de la vida desaparezcan.

Patañjali en los Yoga Sūtra  ofrece muchas soluciones para calmar las agitaciones mentales. Dhyānam se equipara a estar en un estado de Yoga diferente a Āsana y Prāṇāyāma, la meditación es una práctica que está ligada a la mente misma.

Hay tres componentes en la meditación.

  • Dhyāta, el meditador,
  • Dhyeya, foco u objeto de meditación.
  • Dhyānam, el proceso de meditación.

¿Qué constituye la meditación?

La capacidad de concentrarse no es en sí misma meditación. Es un proceso primario donde se entrena a la mente para enfocarse en un objeto. Esto se denomina técnicamente “Dhāraṇā”.

La atención es un proceso cognitivo esencial para sobrevivir y navegar por el mundo. Pero esta capacidad de enfocar y mantener la atención y aferrarse repetidamente al mismo objeto, no es solo una función de la capacidad inherente, también está determinada por el interés, la motivación, la energía mental y muchos otros factores.

Mientras meditamos, este enfoque requiere un esfuerzo especial.

Esto es muy difícil a menos que haya entrenamiento. Distracciones externas, perturbaciones internas, baja energía mental, interferencias de pensamiento, incapacidad para reunir los recuerdos apropiados, aburrimiento o dolor físico, entumecimiento o incluso irritaciones con el esfuerzo, todos estos interfieren con el esfuerzo de enfocar la mente.

El objeto de enfoque puede ser simple o complejo, concreto o abstracto, interno o externo.

El objeto para meditar tiene que estar ajustado, muy centrado en la persona. Cada uno de nosotros tiene necesidades e intereses diferentes. La guía de un profesor es fundamental.

Dhāraṇā sí mismo progresa en Dhyānam. Atar la mente a un objeto y mantener ese vínculo durante mucho tiempo es Dhyānam.

Dhyānam es un proceso bidireccional.  Una mente vinculada a un objeto sostiene esta atención. La transacción entre la mente y el objeto crea ciertas impresiones en la mente. Lo que sucede durante esta interacción continua, es que se genera “un patrón positivo”. Que se considera un efecto deseable. Este efecto del objeto en la mente misma es el resultado terapéutico esperado en el proceso de meditación.

¿Por qué es difícil estar en estado meditativo?

Cuando se vierte aceite en un recipiente, hay un flujo continuo sin interrupciones. De la misma manera, la mente debe fluir hacia el objeto elegido. Pero es una lucha mantener y sostener la dirección de la mente.

La mente está llena de muchas experiencias, expectativas, recuerdos, suposiciones y prejuicios, así como depósitos emocionales. Hay algo ya existente, que es fuente de sufrimiento, dolor, falta de claridad y muchas alteraciones psico-fisiológicas.

La mente tiene tendencia a concluir rápidamente y llegar a una solución. Mientras está sentado para meditar, la pesadez, la inercia, las tendencias toman el control y la mente comienza a analizar su experiencia. Por lo tanto, la meditación puede volverse frustrante, requiriendo un esfuerzo repetido para reinar en la mente.

La mente cambia constantemente. Su forma y calidad cambian y los resultados meditativos también varían. Esto también confunde a la gente.

Ayer tuve una muy buena experiencia, ¿por qué no obtengo el mismo nivel o profundidad hoy?

Esa es la razón por la que muchas personas se sienten abatidas con la práctica de meditación y van en busca de diferentes experiencias o escapan lentamente de la práctica.

La meditación también puede convertirse en una fantasía o una fabricación, donde un individuo se retira a un mundo imaginario.

La mente y sus actividades siempre se dirigen externamente hacia los objetos y son la fuente de deseos, expectativas, imaginaciones, suposiciones, emociones, etc. Las experiencias e indulgencias del día a

día hacen surgir imágenes, pensamientos y palabras que están demasiado lejos e irrelevante para el enfoque de la meditación.

La calidad, el contenido y la forma de la mente influyen en lo que experimentamos durante y después de la meditación.

El tipo de visualización, imágenes o pensamientos que utiliza como (Bhāvanā) puede ayudar a reducir estas distracciones.

Por tanto, la meditación no es solo un breve ejercicio mecánico realizado durante 15 o 30 minutos.

Para aquellos que buscan una transformación interior, la meditación es un proceso que dura toda la vida. Hay otros que quieren una sensación de bienestar, mejorar la salud o tener menos agitación en el cuerpo y en la mente. Solo quieren seguir adelante con sus trabajos y relaciones sin problemas. La mayoría de la gente busca este último y el tipo de prácticas que se les da son diferentes. Por lo tanto, en el contexto de terapia, las prácticas meditativas están estructuradas de tal manera que ayudan a las personas a entrenar la mente para estar lista para acceder al bienestar interior y la paz interior.

Dr. Latha Satish, Darśanam | Septiembre de 2020, Krishnamacharya Yoga Mandiram.

Esther Jaramago Júarez
Esther Jaramago Júarez
Profesora de Yoga en Asana Yoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 

Asana Yoga Newsletter

Déjanos tu email y te mantendremos informado de nuestras actividades

Nunca compartiremos tu email con nadie y solo te haremos llegar info de Asana Yoga