Prânâyâma, la modulación de la respiración
15 enero, 2016
Anuloma Ujjayi Prânâyâma, La respiración Tranquilizadora
10 febrero, 2016
Mostrar todo

Relación Profesor-Alumno y el Bhagavad Gitâ

No podemos ordenar a nuestros alumnos, no podemos gobernarles, no podemos obligarles a realizar lo que intuimos que necesitan para avanzar en su evolución. Aunque el profesor vea claro las necesidades del alumno, es el alumno el que tiene que dar el paso y solicitar la ayuda del profesor. Esto es debido a que el proceso de transformación más esencial (Yoga) sucede en el corazón del alumno. Por lo tanto, como alumnos deberíamos hacer todo lo posible para estar abiertos y poder entregarnos sin resistencias, para facilitar que este proceso transformador suceda en nuestro interior.

La relación profesor-alumno se expone con claridad en el Bhagavad Gitâ. En este texto, Krishna (un avatar de Vishnu) interactúa abiertamente con Arjuna y le explica la necesidad de actuar honestamente y de acuerdo con el dharma (deber) de cada uno. Después de muchas dudas, desconcierto, y gran desazón, Arjuna llega a la conclusión de que realmente debe pasar a la acción y luchar contra el ejército enemigo, sus primos, y aniquilarlos.

Krishna, que en realidad es la encarnación de una divinidad (Vishnu), dirige la cuadriga de su primo y amigo de Arjuna, un príncipe que tiene que luchar contra sus primos (sus emociones aflictivas). Arjuna se encuentra frente a un gran dilema moral: elegir entre dejar con vida, convivir y sufrir a sus familiares (emociones como el ego, el deseo, el rechazo) y su deber (dharma), aniquilarles.

El Yoga y el Vedanta nos transmiten revelaciones espirituales utilizando analogías mezcladas con hechos históricos reales de la época en que fueron escritas. En este caso, Krishna (la divinidad) ayuda a Ajurna a resolver su conflicto interno en un escenario que es un campo de batalla entre dos ejércitos. Obviamente, el campo de batalla no es externo, sino que éste es una analogía de lo que sucede en nuestro interior.

La guerra encarnizada entre dos “ejércitos” que quieren destruirse uno al otro. Es la lucha que tiene lugar en nuestro interior, entre la discriminación, el deseo y demás emociones aflictivas. Cuando ganan las emociones aflictivas, nuestras acciones generan sufrimiento, cuando gana la discriminación avanzamos hacia la calma y la liberación.

Hoy en día y sobre todo en occidente, no podemos exigir a nuestros alumnos que tengan un comportamiento determinado. Es decir, no podemos exigirles que tengan ardor, perseverancia, o confianza en su práctica de Yoga. El profesor debe ganarse el respeto del alumno y no demandarlo.

Las dos condiciones para ganarnos este respeto son autoridad y un estrecho vínculo profesor-alumno desde el corazón. La autoridad surge de la competencia y la competencia es la consecuencia de nuestra propia práctica, experiencia, evolución y entrega. Mientras que el vínculo profesor-alumno sobreviene como resultado de una larga relación, de lealtad, cuidado, cariño, atención y respeto hacia el alumno y su evolución como persona. Desafortunadamente muchos estudiantes abandonan a sus profesores de yoga por haber descuidado cualquiera de estos aspectos.

¡Sé Valiente, Entrégate, Practica Yoga!

Inspirado en las enseñanzas de T.K.V. Desikachar

Santiago Cogolludo Fernández
Santiago Cogolludo Fernández
Profesor de Yoga y de Yoga Terapia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 

Asana Yoga Newsletter

Déjanos tu email y te mantendremos informado de nuestras actividades

Nunca compartiremos tu email con nadie y solo te haremos llegar info de Asana Yoga