Yoga y Mente
18 marzo, 2016
La importancia de las âsana-s
23 marzo, 2016
Mostrar todo

Asana favorece el equilibrio emocional

Las âsana-s están principalmente diseñadas para reducir “rajas” o el estado de agitación que altera la mente. Por ello se insiste una y otra vez en una práctica que una la respiración a la postura. Primero comenzamos con âsana-s en dinámico, es decir en movimiento, y coordinamos la respiración con el movimiento. Esto nos permite unir diferentes elementos del organismo: el cuerpo, la respiración, la atención y los sentidos, en una misma dirección. De este modo favorecemos que se produzca la “experiencia” del Yoga, internalizamos en lo más profundo de nosotros la práctica de Yoga.

Ésta es la razón por la que, desde una perspectiva yóguica más profunda, realizar las âsana-s con mucho dinamismo y energía es contraproducente. Ya que una respiración agitada es sinónimo de una mente agitada. Una práctica de este tipo no favorece que haya una experiencia profunda en la que se armonice el cuerpo, la energía vital, la inteligencia emocional, y la conciencia profunda. Por ello una práctica en la que no haya una relación adecuada entre el esfuerzo y el bienestar no nos conduce a un estado de Yoga.

La práctica de Yoga tiene como objetivo principal que el “prâna”, la energía vital, se dirija hacia nuestro interior, para que se asiente en nuestra conciencia. Sin la práctica de âsana apropiada para asentar el prana, no podemos practicar el prânâyâma, la modulación de la respiración, la canalización del prâna de manera adecuada.

Una vez que el prâna se dirige hacia nuestro interior los sentidos cesan en su loca búsqueda externa y se dirigen hacia el interior del organismo. Sin la práctica adecuada de âsana para estabilizar los sentidos, Pratyahara, el control de los sentidos, es prácticamente imposible.

El resultado de que el prâna y los sentidos se vuelvan hacia el interior es que la mente comienza a calmarse. Entonces, es posible que surja la capacidad de concentración y, practicando el enfoque de la mente en una dirección, aparecerá la meditación Sin la práctica de âsana adecuada para asentar la mente, la concentración y la meditación (dharana y dhyana) son prácticamente imposibles.

Por ello, la práctica de âsana siempre debe estar presente en nuestra vida. Su calidad, duración e intensidad se ajustará al momento vital en que nos encontremos. Tendrá en cuenta nuestra constitución, el lugar dónde vivamos, el clima, el género, la morfología, la musculatura, la flexibilidad, la estación, la época, la edad, la búsqueda personal, la actividad, la profesión, la manera en que uno se ve, y otros parámetros.

¡Sé Valiente Practica Yoga con Atención!

(Inspirado en un texto del Dr. David Frawley)

Santiago Cogolludo Fernández
Santiago Cogolludo Fernández
Profesor de Yoga y de Yoga Terapia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 

Asana Yoga Newsletter

Déjanos tu email y te mantendremos informado de nuestras actividades

Nunca compartiremos tu email con nadie y solo te haremos llegar info de Asana Yoga