Âsana y sus efectos: Trikonâsana. Efectos de posturas, como por ejemplo el triángulo.
13 diciembre, 2016
Como funciona Yoga Terapia en un caso práctico de Cifosis Moderada
20 diciembre, 2016
Mostrar todo

Yoga Terapia o Yoga Terapéutico

El Yoga es terapéutico en sí mismo, ya que el resultado de una práctica adecuada es pasar de una situación de incapacidad a una de capacidad. Lo cual sucede a todos los niveles: físico, respiratorio, mental, emocional y a un nivel sutil o más profundo.

Al final de este artículo enumero algunas de las incapacidades o enfermedades, síntomas o patologías que he tratado en Yoga Terapia con más frecuencia (ver lista de enfermedades).

Normalmente empezamos por el nivel más asequible, el cuerpo y la práctica de posturas. Para que la práctica de posturas (âsana) sea una práctica de Yoga es necesario que haya estabilidad y bienestar. Una estabilidad física, respiratoria, mental, emocional y espiritual. Es decir una estabilidad en nuestra actitud en general. El bienestar también se produce a todos estos niveles. Entonces sí estamos en âsana.

El método para conseguir la estabilidad y el bienestar es a través del esfuerzo justo y la relajación. Para conseguirlo dirigimos el cuerpo, la respiración, la atención, la mente y los sentidos en una misma dirección. Esto facilita que: a nivel muscular contraigamos los músculos necesarios y distendamos los músculos que no hagan falta; a nivel articular, movilicemos la articulación adecuada y fijemos las articulaciones que no necesitamos; a nivel respiratorio nuestra respiración sea fluida, larga y fina; a nivel mental nuestra atención se dirija al momento presente; a nivel emocional encontremos equilibrio y a un nivel más profundo haya calma y conciencia.

El resultado de practicar este método de Yoga es que gradualmente nos acercamos al equilibrio entre el par de opuestos. Este equilibrio se manifiesta a nivel físico en el esfuerzo y la relajación. Sin embargo, durante la práctica de âsana, también surgen equilibrios a otros niveles, como el mental o el emocional. Este aprendizaje del equilibrio entre par de opuestos en la práctica de âsana, hace que en nuestra vida cotidiana mejoremos nuestra relación con el frío y el calor, la alegría y la tristeza, el éxito y el fracaso, la enfermedad y la salud, el amor y el desamor, la generosidad y la tacañería, la amabilidad y la antipatía, el afecto y la enemistad, etcétera.

Obviamente esta calidad en la práctica, estabilidad y bienestar,  y estas cualidades de equilibrio entre los pares de opuestos, no aparece el primer día. Sino que va apareciendo como resultado de una práctica adecuada, regular, constante e ininterrumpida.

La práctica que realicemos no es una práctica cualquiera, sino que es una práctica especialmente diseñada para nosotros. Ajustada a nuestro momento vital, nuestras circunstancias externas y nuestras circunstancias internas. Esta práctica es el fruto de una relación individual con el Yoga Terapeuta. El cual, en sesión individual y teniendo en cuenta las diferentes situaciones internas y externas del alumno, elabora una práctica específica para que el alumno realice en el momento del día, de la manera y con la periodicidad prescrita. Cuanta más confianza y seguridad tenga el alumno en su Yoga Terapeuta, más beneficiosos serán los efectos de su práctica.

La “practica personal” no son únicamente âsana-s (posturas), sino que puede ser o incluir una o varias de las diferentes herramientas del Yoga como la técnica respiratoria, la visualización, la meditación, el canto, la escritura como reflexión, la dieta, el estilo de vida, hábitos, etcétera. Se utilizan las diferentes herramientas del Yoga en función de las características específicas del alumno y sus circunstancias en el momento preciso. Éstas se van adaptando y progresando conforme el alumno vaya evolucionando en su situación personal.

Cuando el alumno empieza no es totalmente consciente de lo que hace. Esto es así para todos, ya sea por el desconocimiento al comenzar una actividad nueva, o que al no estar bien uno está confuso y realmente no nos damos cuenta de lo que nos está sucediendo. Si somos nuevos en la práctica de Yoga o Yoga Terapia, lo que notaremos, si realizamos la “práctica” prescrita regularmente y de modo constante, es que en poco tiempo las cosas empiezan a cambiar. Dormimos mejor, estamos más tranquilos, tenemos menos dolor, estamos más animados, vuelve nuestra ilusión por hacer cosas, recuperamos la seguridad en nosotros mismos, etc. Al final de este artículo enumero algunas de las incapacidades o enfermedades, síntomas o patologías que he tratado en Yoga Terapia con más frecuencia (ver lista de enfermedades).

Entonces, nos damos cuenta de que podemos salir de la circunstancia que nos tenía atrapados, ya sea física, mental o emocional. Con un trabajo serio, constante, comprometido, con confianza, regularidad y entrega, poco a poco nuestra situación empieza a cambiar. Nuestro cuerpo se va entonando, nuestra mente se calma, vuelve la claridad y nuestras emociones se apaciguan. Lo que da lugar a que gradualmente se restablezca el equilibrio perdido.

La enfermedad, ya sea física o mental, es una pérdida del equilibrio y Yoga Terapia nos ayuda a restablecer ese equilibrio. El Yoga va a favor de la naturaleza y no es intrusivo. Su práctica favorece el movimiento natural de nuestro organismo a nivel, muscular, articular, óseo, orgánico, fisiológico, biológico, hormonal, digestivo, circulatorio, respiratorio, etc. También a nivel mental, emocional y más sutil o profundo.

Por ello debemos respetar los diferentes ritmos del organismo. No podemos correr para que una fractura ósea se consolide. Mucho menos precipitarse a la hora de tratar una afección mental o emocional. Hay que respetar los tiempos o ciclos del organismo y favorecer estos procesos. Que haya el descanso adecuado, la alimentación adecuada, la respiración adecuada, las contracciones musculares adecuadas, etc. Hay que respetar los ritmos físicos, biológicos, neurológicos, mentales, emocionales. Podemos favorecerlos, pero empujar, no es buena idea, los resultados no serán buenos. Como decía el capitán al marinero “el paso corto y la mirada larga” o como le decía el rey a su ayuda de cámara “vísteme despacio que tengo prisa”.

Es verdad que esto puede generar algo de impaciencia en el alumno, pero el Yoga Terapeuta ha de tener en cuenta su principal objetivo, la armonía y el equilibrio natural en el alumno. El estar en un proceso de Yoga Terapia ya indica por sí mismo que el alumno quiere restablecer su equilibrio, esto implica que es inteligente y utiliza las herramientas a su alcance para progresar en su camino. Todo aquél que inicia un proceso de Yoga Terapia es un valiente que sabe, aunque sea inconscientemente, que quiere cambiar su vida y esto solo está al alcance de los valientes.

El Yoga, al ir a favor de la naturaleza humana es compatible con otros sistemas de salud. No interfiere con otros tipos de tratamiento ya sea médico, homeopático, acupuntura, fisioterapia, osteopatía, etc. Ayuda a paliar síntomas, que otros sistemas pudieran no cubrir, y acelera los procesos de sanación, ya que hace que el organismo sea más receptivo en lo interno y lo externo. Además, favorece nuestro estado anímico y hace que nos sintamos empoderados, es decir que sintamos que podemos variar nuestra situación, dueños de nosotros mismos.

Yoga Terapia es un trabajo que pone al servicio del alumno todas las herramientas y todo el conocimiento del Yoga. Es asequible a todo aquel que desee realizar un trabajo serio, consciente y personal. No importa el estado en que uno se encuentre. Es fundamental que se establezca un vínculo adecuado entre el Yoga Terapeuta y el alumno, una relación mutua de confianza. Esta confianza es la base principal para que el Yoga pueda tener un gran efecto positivo sobre la persona. Obviamente, este vínculo se establece paso a paso, surge del respeto mutuo y del intercambio personal entre el Yoga Terapeuta y el alumno.

¡Sé Valiente Practica Yoga!

 

Comprueba la Sección de Yoga Terapia

 

Algunas incapacidades o enfermedades, síntomas, o patologías, que he tratado con más frecuencia en Yoga Terapia:

Ansiedad, Depresión, Nerviosismo, Inquietud, Fobias, Miedos, Dependencias, Adicciones, Desequilibrio Emocional, Conflictos Emocionales, Desconexión con nuestras Emociones, Conexión con las Emociones, Duelos, Estrés.

Encefalitis Miálgica, Síndromes Sjögren Primario y Raynaud

Patrones de Conducta. Patrones de Comportamiento, Patrones Emocionales: toma de conciencia, reconocimiento, aceptación, asimilación, modificación, creación de nuevos patrones positivos…

Respiración: problemas respiratorios, asma, alergias respiratorias, sinusitis, rinitis,

Alergias

Columna Vertebral: escoliosis, cifosis, lordosis, híper lordosis, hernias discales, protrusiones, dolores de espalda, dolores de cuello, etc.

Ciática

Problemas articulares, artritis, artrosis, condromalacia, etc.

Problemas de próstata (prostatitis)

Incontinencia urinaria, prolapso de útero, pre parto y post parto

Estreñimiento, colon irritable

Fortalecimiento en general, recuperación tras una operación (postoperatorio).

Problemas con la menstruación,  Amenorrea (ausencia del periodo), Oligomenorrea (alargamiento del ciclo menstrual), Polimenorrea (reducción del ciclo menstrual)

Alteraciones hormonales por la menstruación, menopausia

Problemas de fertilidad

Cefaleas, Migrañas, Dolores de Cabeza

Acufenos

Problemas en la visión por causas inciertas

Tensión arterial, hipertensión, hipotensión

Problemas cardíacos, cardiopatías

Trastornos alimenticios, anorexia, bulimia, obesidad, ligero sobrepeso, ligera incapacidad de ganar peso, atracones, etc.

Hipotiroidismo, Hipertiroidismo

Alopecia areata

Problemas del sueño, insomnio

Que estas situaciones sean pruebas que nos ayuden a avanzar en nuestra existencia.

Om shantih

 

Santiago Cogolludo Fernández
Santiago Cogolludo Fernández
Profesor de Yoga y de Yoga Terapia

2 Comments

  1. Muy buen articulo! Gracias 🙂 Realmente es muy impresionante los resultados que se pueden tener. Y si, hay que ser valiente! Namaste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 

Asana Yoga Newsletter

Déjanos tu email y te mantendremos informado de nuestras actividades

Nunca compartiremos tu email con nadie y solo te haremos llegar info de Asana Yoga